Sonrisas

¿Cuánto tiempo tarda un plástico en descomponerse en el mar?

Los mares y los océanos se han convertido en el gran basurero de plásticos del mundo. Debido a su alta resistencia y persistencia, los plásticos se han expandido por todos los rincones marinos del planeta. De hecho, según Greenpeace, se han encontrado plásticos en zonas sumergidas de hasta 10.000 metros de profundidad. Agregan, en este sentido, que los restos que podemos encontrar en la superficie apenas representan el 15% del total.

En España, según la propia Greenpeace, se llevaron a cabo unas investigaciones en 2015 en las que se recogieron 320 objetos de basura cada 100 metros de playa, de los que el 75% eran objetos de plástico. El informe agrega que hoy, cada día, se siguen abandonan 30 millones de latas de plástico en España que pasan a contaminar nuestro entorno terrestre y marítimo.

Hay muchos más datos que invitan a pararse, reflexionar y cambiar el modelo: el primer recuento mundial de plástico, de 2017, cifró en 8.300 millones de toneladas la cantidad de plástico generada, lo que equivale a un millón de veces el peso de la Torre Eiffel. Y se calcula que, cada año, los mares y océanos son receptores de hasta 12 toneladas de esta basura.

La degradación de los objetos en el mar

Y, una vez que llegan los plásticos al mar, ¿qué sucede con ellos? ¿Cuánto tardan en descomponerse y qué efecto tienen en la flora y fauna del sistema? Según Greenpeace, el tiempo de degradación va de los uno a cinco años de una colilla hasta los 600 años de un hilo de pesca o los 500 de una botella. Una bolsa tarda más de medio siglo en degradarse y un tenedor de plástico, más de 400.

El proceso es mucho más lento que en la tierra y, durante su degradación, pueden causar graves daños a la fauna marina. De hecho, según el informe de la ONG, cada año mueren más de un millón de aves y más de 100.000 mamíferos marinos como consecuencia de todos los plásticos que llegan al mar y los océanos.

Además, los océanos funcionan como los pulmones del planeta, ya que generan una parte fundamental del oxígeno que respiramos los humanos. Sin embargo, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ya ha explicado en uno de sus últimos informes que en el año 2050 habrá más plástico que peces en el mar.

La degradación de los objetos en el mar La degradación de los objetos en el mar

La nueva ley de residuos

La nueva ley de residuos

El problema de los plásticos asoma, recurrentemente, en el debate político y social. Precisamente, el Congreso de los Diputados aprobó a principios de abril la nueva Ley de Residuos y Suelos Contaminados para una Economía Circular. Entre los objetivos de la norma se encuentra "la prevención y la reducción de la generación de residuos y de los impactos adversos de su generación y gestión, la reducción del impacto global del uso de los recursos", así como "prevenir y reducir el impacto de determinados productos de plástico en la salud humana y en el medio ambiente".

La nueva ley establece medidas para la reducción del consumo de los plásticos de un solo uso, que deberá ser en 2026 del 50% con respecto a 2022; y en 2030, del 70 % con respecto a 2022. Están sujetos a esta reducción los vasos para bebidas, incluidos sus tapas y tapones, y los recipientes para alimentos. La nueva normativa también prevé implantar un nuevo sistema de recogida de residuos domésticos. Además, prohíbe la destrucción de excedentes no vendidos de productos no perecederos tales como textiles, juguetes, aparatos eléctricos, entre otros, salvo que dichos productos deban destruirse conforme a otra normativa.

Proyecto ECO BQDC: comprometidos con la gestión de los plásticos

Uno de los puntos clave que abordamos en nuestro proyecto ECO BQDC es la reducción y correcta gestión de los plásticos en las clínicas dentales.

La mayor parte de nuestros residuos son papel, guantes y plásticos no reciclables por considerarse material contaminado. Si tenemos presente el principio básico de las “3 Rs”: reducir, reutilizar, reciclar, contribuimos positivamente con el medioambiente y a la reducción de la huella de CO2 derivada de nuestra actividad clínica.

Con acciones a nivel mundial, local y personal, podemos conseguir un cambio real en el avance de la contaminación medioambiental. Por eso, te invitamos a unirte a nosotros en este compromiso con pequeñas acciones de tu vida cotidiana: reciclar en casa, utilizar bolsas de tela o cerrar el grifo mientras lavas tus dientes. ¡Únete a nuestra mirada ECO!

Descubre más sobre el proyecto ECO BQDC